jueves, 18 de diciembre de 2014

La máquina de retratar el tiempo

Andar sobre tu piel desnuda es el arte del vago que soy. Habituado a caminar sin rumbo y perdiendo el tiempo he acostumbrado a no hacer nada sobre la ciudad que sostengo en mi memoria. Sobre el asfalto de las calles o montado en la dura piel de concreto de las banquetas voy como un recluta de la ilusión encontrando nuevas lecturas de la realidad. La brevedad de mis placeres está muy ligada a la longeva actitud de creer en todo. Me uno a nuevos deseos y los vinculo a mi afán de estar seducido por tus muslos, esto sin interrupción y sin desvaríos. Acometo entonces la llave que tengo de la memoria y la giro en la cerradura para liberar, de la persistente vejez, a los recuerdos inmutables. Sólo ellos hablan de lo que fue la máquina con que retraté el tiempo que se diluyó preso en daguerrotipos y postales antiguas. ¿Has sujetado, de forma definitoria e irreversiblemente, con voluntad y memoria, las cosas que el tiempo permite sujetar? ¿Ha temblado tu mano al manejar la yunta con que aras la ruda piel del tiempo?

martes, 25 de noviembre de 2014

Náufrago en tus mares.

Hay ansiedades en mis manos por llegar a ti. Sigo siendo el vehemente, el febril que no cede terreno al desamor. Me gustan los ojos de la madrugada buscando que duermes. Me gusta mi mirada hurgando bajo las sábanas buscando el cálido tiempo que compartes conmigo. Busco naufragar en ti, en tus mares y que tú seas la isla donde despierto sintiendo en mi rostro la suave arena de tus pechos. 

martes, 4 de noviembre de 2014

Sembrar luz en tierra seca

Los hábitos y los vicios son en esencia la misma repetición de las cosas pero ubicados en extremos opuestos de la conducta humana. Tener un hábito es haber repetido un patrón de comportamiento un número incalculado de horas. Tener un vicio obedece al mismo paradigma. El bien y el mal son los polos opuestos ha donde puede dirigirse el hombre. Ya sea volando o caminando a paso lento, a lo largo de la vida de una persona se llega lejos y se visitan, más de una vez, los extremos. Una vez hecho estancia ahí, se podrá permanecer definitivamente o se podrá desandar el camino. Hay hábitos que se pierden y hay vicios que se vuelven perpetuos. Aquí el punto magnético está en los intereses de cada quien. Añadirse vicios y virtudes son cosa de repetición y de tiempo. Lo bueno y lo malo se mezclan y la posibilidad de inventar particularidades en los patrones de comportamiento del ser humano se multiplican según la visión de las cosas de cada quien. ¿Has querido hacer de tu vida un inventario de vicios y virtudes aprendidas en el tiempo y mantenidas a golpe continuo de repeticiones? ¿Has comido de la mano de tus vicios y pateado tus hábitos más virtuosos?

viernes, 31 de octubre de 2014

Cómplice del destino

Te acompaño a todas horas

miércoles, 29 de octubre de 2014

Sol de cempasúchil

Tus ojos de flor arrojan fuego desde el profundo magma de tu alma. Me gusta meter las manos en el volcán del verano perpetuo de tus senos. Me pierdo en el laberinto irresoluto de tu vientre. Caigo, como un gorrión sediento, en el bebedero abundante que nace en el fuego de la unión de tus muslos. Ojos de luz de vela en la obscuridad mirándome profundamente. Ojos de flor de más de veinte pétalos aromatizando mi mirada.

martes, 28 de octubre de 2014

El filo necio de la palabra

Caminar sobre el filo estricto del cristal que rompe los huesos, comer del barro que se amasa donde mis recuerdos descansan, cantar versos del corazón que se inspiran en espinas y serpientes enroscadas en cardos. Todo es ficción y tierna melancolía. Palabras huérfanas. Prosa saturada de adjetivos, un intento de hacer literatura emergente y personal. No hay locura ni deseo de cortarme los sueños. No hay verdugos de mi destino ni locos en mi jaula interior. Sólo hay letras endulzadas en la tiniebla del tintero. Sólo hay el impulso de la mano por sacar palabras de los bolsillos del chaleco. Palabras necias y un animal agrio que se empeña en mostrarse a través de la sonrisa. ¿Que cosas de verdad has apreciado en tu perfil existencial? ¿Cuáles son los vicios que verdaderamente has madurado pero que en realidad son virtudes irredentas, rebeldes, iconoclastas? Deja todo y sal al mundo a conocer un poco del cansancio que los vagos tienen al final del día. Viaja entre calles buscando la orilla del infinito y bebe de los suspiros de la gente que no sabe la tercera vocal de su identidad. Saca a pasear a tu animal agrio sonriéndole a todos con una gracia natural y condescendiente. Luego regresa a casa y siente, entre la fatiga de la vida, el número de instantes que eres capaz de aprovechar siendo.

lunes, 27 de octubre de 2014

Lo que llevas dentro

Rotundo el amanecer después de las tinieblas. Vuelvo la vista atrás y siento tu aliento humedecer con frío mi esperanza y mi nuca. Corro y me distancio de tu manto. Me alejo más y dejo de sentirte sobre mis huellas. Cuando al parecer ya te he perdido voy al espejo y al sonreír mi victoria veo los huesos blancos de mis dientes y te veo de frente y entiendo que me has alcanzado al fin. Sin embargo todo es tu dominio y decides esperar. Te hospedas en mi interior y desde ahí no me abandonas. Prometes mantenerme en movimiento y yo acepto todos los términos, aún la letra pequeña, aún la fecha de caducidad. Qué crueldad que el hombre pueda ver la muerte en su interior en el brillo humano de su propia sonrisa.Qué ironía que lo más lustroso del rostro sea de hueso y no de alma inmortal y eterna. Aún así, el boleto vale oro espiritual y es mejor no bajarse antes de llegar al destino donde se ha de desatar la soga que liberará el viaje del barquero. Aún así es mejor llevar pasajero que ir vacío de todo brillo, luz y sentido. ¿Has mordido tu brazo derecho para saber que debajo de tu piel está la condición humana que te ata a esta vida? ¿Has roto el remo del barquero queriendo inutilizar el movimiento donde concluirá tu viaje? No te inquietes de lo evidente y sonríe más a los demás y a ti mismo como señal de que comprendes lo que llevas dentro.